Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Llama Sedema a respetar prohibición y no aceptar bolsas de plástico desechables

Publicado el 03 Enero 2020

La doctora Marina Robles García, titular de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, aseguró que lo más importante de las reformas a la Ley de Residuos Sólidos, que prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables, es que sociedad y gobierno sumen esfuerzos para erradicar por completo el uso de este tipo de bolsas en beneficio de la ciudad y del planeta.

En conferencia de prensa, luego de que se publicara en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el reglamento sobre dicha ley, Robles García llamó a las y los capitalinos a respetar y defender la prohibición, comercialización y distribución de las bolsas de plástico desechables. En este sentido, pidió a la ciudadanía no aceptar este tipo de productos y utilizar alternativas no contaminantes.

“La resistencia a generar una solución distinta a lo desechable la tenemos que combatir diciendo: no generemos ni usemos bolsas desechables. ¿Qué tenemos que hacer para eso?, ¿lavar platos?, lavemos platos, ¿qué tenemos que hacer?, ¿lavar los botes de basura para que no utilicemos bolsa para entregarla?, lavemos los botes de basura, de verdad, a todos y a todas nos va a dar muchísimo más beneficios pensarlo de esa manera”, recalcó.

Dijo que la Ciudad de México e incluso el planeta no están en una condición en la que se violente una disposición que favorecerá las condiciones de vida: “La verdad es un punto de quiebre importantísimo que tenemos que respetar y defender entre todas las personas de la ciudad”.

Acompañada de la directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental, Andrée Lilian Guigue Pérez, y de la directora Ejecutiva de Cultura Ambiental, Claudia Hernández, explicó que el corazón de este ajuste a la Ley de Residuos Sólidos tiene que ver con la participación de toda la sociedad y “nosotros como consumidores deberíamos de llevar nuestra bolsa. El comercio tampoco tendría que estar obligado a darnos una bolsa, por qué no llevar como siempre se hizo durante muchos años la bolsa de acarreo o los distintos recipientes para transportar los productos. Nosotros como consumidores somos centrales en los cambios que tenemos que hacer, la Ley es clara respecto a la prohibición”.

Dijo que se llevará a cabo un trabajo intenso de información para que la ciudadanía ya no utilice las bolsas de plástico desechables. Recordó que las implicaciones de usar este producto desechable son desfavorables, pues al año alrededor de 650 bolsas desechables se generan por familia y esto provoca afectaciones para los distintos ecosistemas y especies. Además de que en la capital se generan 128 toneladas de plástico al día, agregó.

Robles García precisó que se mantiene el diálogo y distintos encuentros con los responsables de tiendas y plazas comerciales para que juntos “honremos este acuerdo social”, que se firmó hace días y que en realidad es un compromiso con una sociedad en la que todos los sectores, iniciativa privada, gobierno y ciudadanía están inmersos.

En su oportunidad, la directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental, Andrée Lilian Guigue Pérez, sostuvo que seguirán intensificando las campañas informativas a las y los capitalinos sobre esta prohibición para que la gente conozca el propósito y beneficio de esta prohibición, así como las alternativas que hay para evitar el uso de las bolsas de plástico, incluso las compostables que permite el reglamento.

"La verdad es que no le estamos apostando a ir a sancionar a todo mundo, a lo que le estamos apostando es que el consumidor no se deje sorprender y le quieran entregar una bolsa de plástico que esté prohibida, porque va a ser el consumidor el que va a marcar la diferenciación en esta legislación”, expresó.

Detalló que en el Reglamento de la Ley de Residuos Sólidos se establecen sanciones conforme a derecho: “No es lo mismo establecer un sanción para un gran conglomerado que para una tienda de la esquina porque se tienen que tomar en cuenta el dolo, mala fe, la situación económica, el rango y por eso en el reglamento también se precisa que como parte de las sanciones puede darse la clausura”.

Sin embargo, insistió en que “no vamos a andar clausurando negocios porque no es el fin de la prohibición. Habrá momentos en que vamos a utilizar este tipo de mecanismos para dejar en claro que esta iniciativa, esta prohibición, esta ley, va con todo”.

Refirió que las sanciones contempladas en el reglamento van de los 42 mil a los 170 mil pesos, pero reiteró que “no es una ley para sancionar, es una ley para prohibir los plásticos y sobre todo, que sea el consumidor el que se comprometa. El único que puede marcar la pauta, por mucho que un establecimiento me quiera dar una bolsa de plástico y yo no la acepto como consumidor, ahí se acabó el asunto”.

Se informó que se realizarán “operativos” de cultura ambiental que consistirán en recorridos y visitas a establecimientos mercantiles para garantizar el cumplimiento de la ley, así como para reforzar la difusión que ya se ha hecho sobre esta prohibición, que entró en vigor a partir del 1 de enero de este año.