Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Reducir, reutilizar, reciclar

La secuencia en la que se busca caminar hacia Basura Cero sigue la lógica de las 3Rs. El primer paso por dar es reducir el uso del plástico de un solo uso, de esta manera: si no lo usamos, no lo generamos. (Dejamos de ser cómplices de la contaminación por fabricarlos y por desecharlos).

Cualquier manejo que se promueva de los residuos deberá partir del principio de la separación. Si un residuo no está separado no podrá aprovecharse o darle el tratamiento adecuado para su reciclaje o reintroducción a un proceso de economía circular.

La separación de residuos y su manejo adecuado permite el reciclaje, la economía circular y con ello beneficios en términos ecológicos y económicos para la Ciudad de México: se disminuye la extracción de recursos naturales; reduce la huella ecológica y el agua virtual de los productos; disminuye la cantidad de basura que llega a los rellenos sanitarios; reduce la contaminación por residuos sólidos en áreas naturales y las emisiones a la atmósfera; se generan empleos y recursos económicos; y se evitan accidentes entre la población de recicladores.

No buscamos sustituir un material por otro. Lo que buscamos es un consumo responsable. Si no se necesita, no lo consumimos.

Si se necesita, preferimos materiales de alta duración. Las bolsas de tela, de red, o de otros plásticos, tienen una vida de mayor uso, pueden reciclarse y sustituyen el uso de muchas bolsas de plástico de un solo uso.

Existe una ganancia colectiva por reducir el flujo de plástico de un solo uso en los sistemas sociales y naturales que se suma al beneficio económico y ambiental de reciclar.

¿Qué puedes hacer?

  • Reducir es la clave o cultura zero waste.
  • Rechaza todo lo que no necesitas: popotes, botellas de agua, bolsas de plástico y artículos desechables.
  • Sustituye los plásticos de un solo uso por aquellos que sean reutilizables.
  • Reduce tu consumo y evita productos que generen residuos.
  • Reutiliza todo el material que pueda dar una segunda vida como botellas de vidrio, bolsas, ropa y más.
  • Compra a granel.
  • Separa tus residuos.
  • Recicla los materiales que no puedas reusar, llévalos a un centro de acopio donde, por un proceso de transformación, tengan otra vida.
  • Reincopora los residuos orgánicos a la tierra. Haz una composta que transformará tus residuos en abono para plantas.
  • Apoya a los recicladores y trabajadores para mejorar los sistemas en los que operan y pueden liderar una transición justa hacia un material ecológico nuevo y seguro.
  • Materiales con ciclo de vida responsable. Son aquellos que desde la extracción y la producción hasta el uso final, el reciclaje, el compostaje y la eliminación, mantienen la salud de las personas y el planeta.
  • Permite el retorno de los desechos orgánicos a los suelos y los sistemas de cero desperdicios, pues reducen la dependencia a los rellenos sanitarios e incineradores.

¿Quieres conocer algunas ideas para estimular el cambio?

  • Platos plásticos por platos de vidrio o reutilizables.
  • Cambia las envolturas por granel y lleva tus propios refractarios.
  • Haz a un lado las bebidas embotelladas y utiliza tu termo.
  • Productos de higiene por alternativas rellenables de productos, empaques reutilizables o buscar el uso de productos que no necesiten empaque.
  • No uses globos, opta por decoraciones zero waste hechas a partir de residuos.
  • Di no a los pañales de los centros comerciales y busca alternativas reutilizables o lavables.
  • No más toallas sanitarias, intenta con la copa menstrual u opciones reutilizables.
  • Compra dulces a granel, así no habrá envolturas plastificadas.
  • Pasta de dientes por empaques reutilizables.
  • Cepillo de dientes, vota por los de bambú y otros materiales biodegradables.
  • No más cubiertos plastificados, usa los de madera o bambú.
  • Utiliza hisopos de algodón fabricados de madera, bambú y otros materiales obtenidos de fuentes sustentables.
  • Vasos plastificados por vasos reutilizables.
  • Sobre los materiales biodegradables y compostables:
  • Ambos conceptos no son sinónimos.
  • Ser biodegradable significa que puede desintegrarse en la naturaleza. Cualquier plástico, independientemente de su origen, si se convirtió en polímero ya no es biodegradable. Se hacen partículas pequeñas y se convierte en microplástico, pero sigue estando presente en la naturaleza y sigue contaminando.
  • Oxibiodegradable. Sucede lo mismo que las biodegradables y siguen estando presentes en la naturaleza.
  • Un material compostable podrá convertirse en composta en un proceso controlado de compostaje. Esto implica que deberá garantizarse que llega a una planta de composta para su manejo adecuado.
  • Existen bolsas compostables importadas que son certificadas en el extranjero pero no en México. También existen bolsas compostables fabricadas en México con materia prima importada pero no están certificadas en México.
  • Actualmente no existe una norma local para los plásticos compostables en la Ciudad de México.
  • Se trabaja también una norma federal al respecto.